ZKA

ZKA

1 jul. 2017

Liderazgo emergente: ¿Comunismo de libre mercado?

“Tenemos que permanecer comprometidos con el desarrollo del libre comercio, decir no al proteccionismo y facilitar la liberalización a través de la apertura económica”. Parecen palabras de un líder occidental, norteamericano o de Europa, pero no. Fueron dichas por el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, en la última ronda de Davos.

Las transformaciones económicas encaradas por el gigante asiático desde 1978 hasta el presente la han llevado al lugar que ocupa hoy. Segunda potencia mundial detrás de Estados Unidos y los numerosos análisis y estadísticas indican que superará a los norteamericanos del podio durante este siglo. Quizá antes de lo que pensamos, más aun si observamos los movimientos de Occidente y su liderazgo en decadencia.

Claro que China ha llegado a este lugar y a embanderase hoy detrás de reclamo por mayor apertura comercial en el mundo luego de décadas de inversión y proteccionismo para ganar competitividad, logrando superar a las principales potencias en varios sectores. De esta manera han actuado todas las naciones que han llegado al podio. El gigante asiático es hoy el principal exportador e importador del mundo, manteniendo superávit comercial año tras año. La clave: importar materias primas y exportar bienes terminados.

Según un estudio encabezado por Parag Khanna, economista hindú y especialista en temas internacionales, China ya es el principal socio de 124 países, mientras que Estados Unidos lo es para sólo 56 países. Por ejemplo, si nos preguntamos el porqué de la reciente ruptura de relaciones de Panamá con Taiwán y el apoyo a la política de una sola China, observemos simplemente que después de USA, China es el país que más utiliza el canal de Panamá para el transporte de mercancías. La economía marca la cancha, claro, y en el caso chino dirigida por el Partido Comunista.

China es el mayor consumidor de carbón del mundo, tiene el mayor mercado de automóviles, de celulares, de tablets, es el mayor consumidor de alimentos, posee el banco más grande del mundo (ICBC de propiedad estatal), es el principal productor de acero del mundo, tiene las mayores reservas mundiales… Podríamos llenar páginas describiendo los índices y estadísticas que la República Popular China encabeza, como lo hacen numerosos informes y libros publicados. Es también el mayor emisor de gases contaminantes, pero a diferencia de Trump, Xi Jinping se ha comprometido en cumplir con los compromisos del Acuerdo de París contra el Cambio Climático, un signo significativo de este nuevo liderazgo que se va instalando.

Un dato no menor es el que brinda la consultora Ernst & Young, que en un estudio realizado prevé que la clase media del Asia pacífico era del 28% en 2009, y para 2020 será del 54%, alcanzando el 66% para 2030. El mismo estudio estima que en América Central y del Sur, será para 2020 del 8%, y al 2030 será del 6%. También se reducirá al 7% en 2030 en América del Norte, del 36% al 14% en Europa, y al 5% en Oriente Medio y Norte de África. La evolución de las clases medias dicen mucho sobre la estabilidad y fortalezas de las naciones y regiones. Y la China, claro está, siendo ya redundantes, es la más grande del mundo.

Aquí es donde este maravilloso pero peligroso, violento e incierto mundo posmoderno de hoy nos presenta este inusual liderazgo emergente: el del gigante Comunista defendiendo el Libre Mercado. Para los nostálgicos de la Guerra Fría esto podría sonar violento, hasta insultante para los más fanáticos. ¿Podemos hablar aquí de un Comunismo de Libre Mercado? Quizá sería forzado hacer congeniar ambos conceptos, pero son éstas las delicias del Posmodernismo, desdibujando los parámetros que la modernidad nos había dejado. ¿Será más parecido a un Capitalismo dirigido? ¿Un Socialismo de mercado? Podríamos especular con varios conceptos combinados.

Pero lo cierto es que si bien muchas de las reformas recientes en el país han tenido fuerte sentido capitalista, el sistema político chino, ha mantenido su esencia de partido único, pero a su vez ha venido modernizándose en las últimas décadas otorgando mayor espacio a representantes del sector económico privado en el poder central. Y fundamentalmente ha encarado las ya conocidas reformas económicas con récords históricos de inversión extranjera directa que le permitió crece a una tasa superior al 10% anual por varios años. Pero siempre, manteniendo el control político, el dirigismo y el poder centralizado en el Partido Comunista. En ese sentido, el apoyo estatal a la expansión de emprendimientos multinacionales, mixtos y también estatales fue fundamental.

Y si hay algo que fue clave para el ascenso chino, es haber evitado adoptar el sistema neoliberal en su territorio. En cambio, aún con sus políticas proteccionistas en algunos sectores, Usa y la Unión Europea están siendo víctimas del propio sistema desregulatorio que impulsaron, donde la preeminencia de las corporaciones multinacionales (de la economía real pero también y especialmente las financieras) han digitado importantes decisiones en el marco de los Estados Nación y de procesos de integración como la Unión Europea, que han venido debilitando las sociedades y los contratos sociales entre gobiernos y ciudadanos. De allí proviene en gran parte la gran crisis política y de partidos europea.

La corriente neoliberal, hoy renovada después del experimento fallido en América Latina –fallida para los pueblos pero exitosa para el mundo concentrado de las finanzas-, vuelve hoy a dar sus pasos por estos pagos, y a debilitar un proyecto regional como el Mercosur tanto como la estabilidad política y económica de sus principales integrantes. El desenlace hoy es, cuanto menos, incierto…

Lejos de ello, China viene transitando su propio camino de desarrollo, consolida su influencia regional, la expande al resto del mundo y se encamina a ser el principal actor de la política y economía mundiales. Sus monumentales proyectos de infraestructura en distintas partes del planeta, sus numerosos acuerdos estratégicos con potencias intermedias y del tercer mundo (abastecedores de materias primas), su creciente influencia financiera en los países desarrollados, el incremento y especialización de sus representantes diplomáticos alrededor del mundo, la recientemente lanzada “Franja y ruta de la seda” y otras tantas iniciativas, vienen pujando por reorganizar el mapa del poder mundial, que colocará a China en su cúspide.

¿Representará el sistema político chino un ejemplo a tomar en cuenta para otros países? ¿Buscará el gigante asiático exportar ese sistema en el futuro? ¿Será China en el futuro un imperio intervencionista como lo fueron Gran Bretaña y Estados Unidos en sus tiempos hegemónicos? Aunque bien, Estados Unidos, aún hoy lo sigue siendo y no se ha retirado aún del mundo Multipolar que se configura. Allí la razón de las grandes tensiones, que incluyen también a Rusia y otras potencias intermedias.

Mientras tanto, China aboga por mayor liberalización del comercio mundial, y a su vez se ve obligada a fomentar la demanda agregada en el país: incentivar su mercado interno para mantener la estabilidad social. Trump, en tanto, puja por un mayor proteccionismo enfrentado al establishment que trata de domarlo. La Unión Europea está sumida en una crisis de representación notable, que pone en tensión su propia supervivencia como bloque. América Latina –por lo menos las principales economías- parecen haber puesto los ojos y energía en un Occidente cuyo liderazgo se encuentra en retirada, pero mira también de reojo a China mientras el neoliberalismo vuelve a hacer de las suyas en la región, donde también Estados Unidos busca retomar su hegemonía, ya en disputa con el gigante asiático.

Vemos pujas, tensiones, presiones, un mundo en guerra. Pero hay una cosa que sí es clara: este mundo le está dando la bienvenida a este nuevo liderazgo, encabezado por país dirigido por un Partido Comunista que promueve el Libre Mercado.

En términos de economía internacional, claro está que la constante es la puja por la distribución internacional del trabajo, que con uno u otro liderazgo, seguirá siendo entre los que abastezcan de materias primas y los que vendan los productos terminados y de mayor valor agregado. Recordemos que todas las potencias que han primado, sean Usa, Gran Bretaña y hoy China, han basado su posicionamiento en la cima del poder mundial protegiendo sus industrias incipientes hasta volverlas competitivas. A partir de aquí, queda a cada país decidir qué posición asumir y luchar por ella, ya que de eso dependerá el lugar que ocupe en el nuevo sistema de poder multipolar que se configura y que colocará, quizá antes de lo previsto, al gigante asiático a la cabeza.

Kuczynski, el fracaso del Macri peruano


Empresario, rodeado de CEOs en su gabinete, afecto a las recetas del FMI, la flexibilización y el ajuste, agotado por la tarea de ser jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski, hace un año ocupa el sillón presidencial peruano. En un Perú con el 20 por ciento de la población en la pobreza, Kuczynski encabeza la Alianza del Pacífico, ruta regional primarizante donde Macri quiere ingresar como socio. Una crónica desde el corazón de Perú para conocer las ruinas del Macri peruano.

Al presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski le gusta romper el protocolo de trabajo. Una vez a la semana suspende su labor para hacer ejercicio físico en joggineta junto a los ministros en el patio de la Casa de Pizarro, con el fin de “promover el deporte”, o irrumpe con frecuencia el orden ceremonial de los actos de gobierno haciendo gala de sus dotes con la flauta traversa, estudió ese instrumento y piano en la Royal Academy of Music de Londres. Sin embargo, el background curricular más significativo de Kuczynski no se halla en la música o en la capacidad de hacer zancadillas, sino más bien en su formación de grado y postgrado como economista ortodoxo en usinas académicas de Inglaterra, Suiza y Estados Unidos.

Pero, sobre todas las cosas, Kuczynski es acreedor de una hazaña política. Después de haber sido ministro de Economía o Energía para gobiernos antipáticos con las mayorías populares y, a su vez, luego de su paso por el directorio de varias firmas extractivistas lesivas del patrimonio ambiental, y sin contar nunca con un atractivo popular ya sea en su oratoria o porte físico –tan alto como encorvado y de una verba muy pincelada por el acento anglosajón, está a años luz del fenotipo medio peruano–, Kuczynski logró ser encaramado como Jefe de Estado tras ganar a mediados del 2016 las elecciones nacionales en representación de un partido político inexistente. “Peruanos por el Kambio (PPK en la jerga, por Pedro Pablo Kuczynski) no es un partido, es un slogan. No cuentan con bases sociales. Es un partido fantasma, tanto que lleva como nombre a las iniciales de su único dirigente reconocido”, nos dice en Lima Carlos Bedoya, activista por la justicia fiscal de la red latinoamericana Latindadd.

Lo cierto es que desde hace diez meses Kuczynski, con casi 80 abriles en sus espaldas, añadió a su abolengo currículum de tecnócrata el título de Jefe de Estado. Su triunfo y el de su pequeño partido, que sólo contaba con círculos de adhesión en las capas medias y alta de Lima, se debieron a que supieron ocupar el vacío dejado por una sucesión de hechos beneficiosos para el universo PPK como la crisis de los partidos tradicionales más el ascenso del fujimorismo. “Kuczynski ganó gracias a que supo mostrarse en el ballotage como el mal menor de una elección donde cabía la posibilidad del regreso autoritario del fujimorismo; además triunfó apenas por 40 mil votos. Su gobierno no tiene muchas diferencias con las administraciones que lo precedieron en el manejo económico. Sin embargo, sí comenzó a verse afectada la curva de crecimiento de nuestra economía; por eso, Kuczynski insiste con que su prioridad en la agenda pasa por destrabar algunas inversiones internacionales”, detalla, en diálogo con Nuestras Voces, Víctor Liza del portal periodístico La Mula.

Liza hace referencia a la continuidad del modelo peruano. Evidentemente, en las últimas décadas el país andino ha edificado una cuestión identitaria con su enfoque aperturista económico. Así como el exquisito ceviche es un sello cultural for export de su encumbrada gastronomía, la élite financiera y la casta política doméstica han forjado una marca país que viene mostrándose al mundo de forma unívocamente neoliberal desde hace años. “Si observamos la sistemática utilización de Perú como país-pivote de los Tratados de Libre Comercio (TLC) que Estados Unidos viene promoviendo en Sudamérica, incluso en plena época de derrota del ALCA, y si nos detenemos a ver la constante autorización que nuestro Congreso le otorga al Comando Sur norteamericano para que sus marines patrullen las zonas donde se hallan ubicadas nuestras reservas naturales estratégicas, podemos definir al país en realidad como un portaaviones multimodal de Washington. Ese es nuestro rol en la región”, entiende Carlos Bedoya.

Bedoya subraya el alineado juego de Perú con EE.UU. en la geoeconomía regional. Una década atrás, en pleno boom latinoamericano de gobiernos populares, Lima era para Washington su Tel Aviv sudamericano, su aliado incondicional, una pista de negocios desde donde irradiar la bandera del libre comercio. Hoy, cuando la relación de fuerzas entre gobiernos conservadores y progresistas se ha alterado drásticamente a nivel zonal, Perú luce como la cabecera central del proyecto librecambista de la Alianza del Pacífico, la ruta de regionalismo abierto y matriz productiva primarizante por donde EE.UU. viene gestionando su cartera comercial para la región. Y, justamente, es en el club de la Alianza del Pacífico (cuya línea fundadora es Colombia, Perú, Chile y México) donde el gobierno de Mauricio de Macri desea ingresar como socio pleno para así ensanchar la concepción PRO de la Patria Grande como plataforma exportadora de commodities y, en paralelo, receptora de negocios financieros rentables en el corto plazo para los capitales especulativos.

Modelo 2017

PPK frunce el ceño cada vez que lee los titulares principales del diario limeño El Comercio. Al matutino, de idéntico nombre que el holding mediático cuasi propietario del espacio informativo local –cuatro de cada cinco noticias, en cualquiera de sus formatos, son producidas por el grupo El Comercio alertan los medios alternativos– le gustaría, quizás, construir una agenda más simpática con la gestión de Kuczynski pero los propios organismos oficiales vienen publicando datos alarmantes tanto en la agenda social como económica. A la ya referida contracción del Producto Bruto Interno que se registró en mayo luego de cuatro años consecutivos de crecimiento, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) destacó en su último informe que “el gasto mensual de la quinta parte de la población del país (6,5 millones de personas) aún no alcanza para adquirir una canasta básica de consumo”. En definitiva, según el INEI, el 20,7 por ciento de la población peruana es pobre. O sea, uno de cada cinco ciudadanos no cuenta con los recursos económicos necesarios para llevar una vida digna. El lado B del “milagro peruano”, que es la manera en que es nominado el país de Kuczynski en la narrativa del Fondo Monetario Internacional para elogiar la sintonía de las distintas gestiones presidenciales con los valores comerciales que pregonan a dos voces el FMI y el Banco Mundial.

Pero, por lo visto, Kuczynski tiene un plan para salir del atolladero en que se halla la economía peruana. Su idea básicamente es captar más flujos de las inversiones extranjeras directas reduciendo drásticamente el, de ya de por sí bajo, costo laboral peruano. Víctor Liza, que suele cubrir en Casa de Pizarro los anuncios más importantes del Ejecutivo, anticipa que: “En el ámbito laboral el presidente está insistiendo mucho con promover políticas de flexibilización; por eso ya se ganó el enfrentamiento de la central sindical CGTP (Central Sindical de Trabajadores del Perú). En ese plan piensa sacar las gratificaciones (aguinaldos); también está pensando en lanzar un nuevo plan laboral juvenil para jóvenes entre 18 y 24 años, muy parecida a una ley que quiso sacar (Ollanta) Humala pero que no se logró implementar por la resistencia juvenil”.

A José Gorriti, vicepresidente de la CGTP, no le sorprenden las recetas de Kuczynski: “Los presidentes del Perú están dispuestos a explotar las ruinas de Machu Picchu con tal de hacer negocios. ¿Más flexibilización? Tres cuartas parte del movimiento obrero ya sufren la flexibilización laboral, no entiendo qué más quieren desregular. Yo que Kuczynski comenzaría resolviendo otras cuestiones: tenemos la segunda mayor tasa de tuberculosis de Sudamérica y ocho de treinta millones de peruanos no cuentan con acceso al agua potable. Ahí deberían estar puestas las prioridades de la nueva administración”.

Kuczynski, experto en decodificar números y leer planillas de Excel, debe saber que uno de cada cuatro peruanos no cuenta con agua potable, que uno de cada cinco peruanos es pobre, y que uno de cada dos peruanos vive, o trata de hacerlo, en la súper congestionada Lima, pero por el momento insiste en transitar el camino de sus antecesores en el cargo para volver a enamorar a los mercados.

¿Podrá PPK multiplicar panes y peces, reeditar a su manera “el milagro peruano”? Carlos Bedoya lo ve difícil: “Kuczynski suele aparecer en los medios como una persona cansada, agotada por el ritmo que implica ser Jefe de Estado, luce en general como una persona arrepentida de estar donde está, su cara parece decir en qué lío me metí. Kuczynski no pensaba ser presidente, las circunstancias lo ayudaron a ganar impensadamente la elección. Él suele llegar muy tarde a casa de gobierno; en realidad, el Primer Ministro (Fernando Zavala Lombardi) es el que manda, el que lleva los pantalones en la gestión. Zavala venía ejerciendo como CEO de una importante firma cervecera, el grupo Backus. Los otros ministros también vienen del mundo empresarial y carecen en consecuencia de un vínculo real con la gente y la ciudadanía”.

Volver a los 90

En Perú la agenda mediática está siendo acaparada por dos luminarias informativas: privatizaciones e indulto. La década del noventa en su estado más puro. El primer eje está vinculado con la intención de la administración Kuczynski de seguir expandiendo las fronteras de la minería y el petróleo en el interior del país. Nada nuevo bajo el sol incaico. Pero, el segundo hecho sí da de lleno sobre la línea de flotación de su gobernabilidad. Un sector del fujimorismo, amo y señor del Congreso –controla más del 60 por ciento de los curules gracias a un sistema de representación que castiga a las minorías políticas–, reclama al Jefe de Estado que otorgue una amnistía humanitaria, alegan un frágil estado de salud, al ex dictador –que purga una condena por haber cometido delitos de lesa humanidad y defraudación al Estado– Alberto Fujimori.

Sin embargo, Keiko Fujimori, hija del mandatario encarcelado y líder de Fuerza Popular, apoya con ambigüedades la petición porque pretende despegarse del rostro autoritario de su clan. Mientras tanto, PPK, urgido de tejer acuerdos tácticos con Fuerza Popular para no tener minado el Congreso, deshoja la margarita: un día dice sí al indulto, otro se muestra más reacio a dar el perdón, y así se van evaporando sus días en la presidencia. “Acá no hay una continuidad del neoliberalismo, en Perú lo que hay es una continuidad del golpe militar del fujimorismo, porque de ese putsch nació la constitución restringida del 93. Kuczynski, a diez meses de asumir, ya es un hombre cansado, muy presionado para que indulte a Fujimori. En esa perspectiva, la crisis venezolana surge como la cereza de su mandato porque ahí aparece como un presidente con capacidad de mediación regional y con capacidad para vehiculizar los intereses de Washington en ese conflicto”, interpreta Carlos Bedoya.

Viernes a la noche. El clásico bullicio vehicular de Lima alcanza su paroxismo. Ni siquiera las motos encuentran un escondrijo para avanzar en las avenidas. La capital del milagro sudamericano es un enjambre de smog, bocinazos y limeños al borde de un ataque de nervios. “La gente está loca por el shopping. Hay descuentos por el Día de la Madre y nadie quiere perdérselos”, nos dice Omar camino del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez.

Nuevamente, uno de cada dos peruanos vive en Lima. Muchos podrían estar cultivando yuca o montando una pyme textil en el interior del país, ya sea en la zona de la Sierra, su enorme costa sobre el Pacífico o en los bordes de la selva amazónica. Pero, esos territorios ya están colonizados por el agrobusiness, la minería o el narcotráfico y, en general, se trata de nichos económicos que tienden a expulsar y no a recibir mano de obra. Por eso, el milagro peruano comienza por el milagro de sobrevivir en un territorio privatizado, flexibilizado, congestionado de gente. El Perú que está de moda parecería tener las costuras rotas y un presidente sin mucho encanto para armar la vidriera.

Caputo será investigado por la deuda del siglo

Un fiscal federal ordenó abrir la acción penal para investigar la emisión del bono de deuda a 100 años, una operación que en una encuesta realizada por un periodista de Financial Times calificaron como la más delirante del mundo.

Luis Caputo se ataja y se defiende. “Denuncian todos los días”, respondió ayer, tratando de bajarle el precio a la causa judicial.

Un fiscal federal imputó al ministro de Finanzas, Luis Caputo, por el presunto delito de administración fraudulenta en perjuicio del Estado durante la colocación del bono a 100 años. La decisión de investigar al funcionario la tomó el fiscal Juan Pedro Zoni a partir de una denuncia presentada la semana pasada por 14 diputados nacionales del Frente para la Victoria. El juez federal Ariel Lijo debe decidir en los próximos días si abre la investigación. La acusación de los legisladores cuestiona la combinación entre el elevado costo del endeudamiento en la operación y los plazos pactados. La colocación centenaria reconoció a los inversores una rendimiento del 7,9 por ciento, que les permitirá recuperar el capital invertido en un plazo de 14 años y usufructuar la abultada cuenta de intereses durante los 86 años restantes. El título emitido bajo legislación extranjera, con la colaboración de los bancos HSBC, Citigroup, Santander y Nomura terminará de pagarse en 2117. Un elemento central para avanzar en la investigación será el prospecto de emisión del bono, el documento oficial que precisa los detalles técnicos de la operación, que no fue divulgado. “Denuncian todos los días. Ellos se dedican a embarrar la cancha, tratan de poner a todos en el mismo lugar que ellos”, consideró ayer el ministro Caputo. Desde la cartera de Finanzas no respondieron ninguna de las consultas realizadas por este diario.

“Una emisión de este tipo es posible gracias a que logramos recuperar la credibilidad y la confianza del mundo en Argentina y en el futuro de nuestra economía”, celebró Caputo una semana atrás al referirse a los 2750 millones de dólares obtenidos por la operación que compromete al país a pagar una tasa de interés anual del 7,125 por ciento durante cien años. Sin embargo, ni la credibilidad ni la confianza permitieron una reducción significativa en el costo del financiamiento. Desde que asumió el nuevo gobierno, la promesa fue que el pago a los fondos buitre, la desregulación de los movimientos de capitales, la liberalización cambiaria, la normalización del vínculo con el FMI resultarían en una baja en las tasas de interés. Los resultados de la colocación centenaria no expresan un acto de fe del sistema financiero sino el inflexiblemente elevado costo de la seducción y el redituable negocio que lograron esos inversores. El delito por el que se imputa a Caputo es el mismo que fuera utilizado para impulsar la causa por las operaciones con dólar futuro realizadas por el Banco Central en 2015, que resultó en el procesamiento de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner y el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, entre otros funcionarios del gobierno anterior.

“Una ruinosa operación para los intereses del Estado, del Fisco y del Pueblo Argentino de hoy, y de las futuras generaciones, tomando 2750 millones de dólares de deuda a 100 años de plazo a una tasa nominal del 7,125 por ciento anual, que objetivamente costará una tasa de interés anual del 7,9 por ciento anual, al haberse colocado tales bonos bajo la par”, expresa la denuncia realizada por los legisladores el viernes pasado al referirse a los delitos que habría cometido Caputo. “Este fenomenal perjuicio descripto por el Estado, es equivalente al fabuloso beneficio que obtienen los inversores”, sostienen el grupo de diputados que impulsó la denuncia.

La presentación apuntaba además contra el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Ninguno de los tres fue imputado por Zoni. De todas formas, el fiscal dejó abierta la puerta para que “con el avance de la investigación surjan nuevas personas como partícipe, autor y colaborador en los hechos investigados”.

“Si bien a la fecha no se cuenta con documentos oficiales relativos a la operatoria descripta, atento al tenor de los hechos puestos en conocimiento he de impulsar la acción penal con el objeto de investigar si, en el marco de la emisión de bonos cuestionada, se han cometido conductas delictivas en perjuicio de la Administración Pública Nacional”, sostiene el fiscal en su requerimiento de instrucción. Funcionarios consultados por este diario aseguran que existe una cláusula que le permite al país realizar una recompra anticipada de los papeles en cualquier momento aunque no pudieron precisar las condiciones de esa operación.

En el requerimiento de instrucción, Zoni resalta la pregunta realizada por los legisladores en la denuncia presentada el viernes pasado: “¿Cuál es entonces el objeto de endeudarse a 100 años y pagar un 7,9 por ciento efectivo de tasa de interés? Si no hubo por parte de los funcionarios actuantes la voluntad de beneficiar a inversores con esta operación, es evidente que, al tomar esta deuda, existió una manifiesta acción de Administración contra los intereses del Estado”.

"No me preocupa el endeudamiento"

“No me preocupa el nivel de endeudamiento”, indicó ayer el ministro de Finanzas, Luis Caputo, al minimizar los riesgos asociados al incremento en los pasivos externos registrado desde que se validó el reclamo de los fondos buitre. A lo largo de los últimos 18 meses, Argentina se convirtió en el país emergente que más deuda en moneda extranjera emitió sin que ese proceso resulte en un despegue de la actividad económica ni en la promocionada reducción en el costo del financiamiento y, en cambio, redundó en un fuerte aumento de la carga de los intereses. “Si nosotros aplicáramos medidas de shock, irían contra el consumo y la inversión e inevitablemente la gente sufriría mucho”, consideró el funcionario durante un evento organizado por el diario La Nación. Optimista, el economista aseguró que la inflación terminará 2017 “en los niveles más bajos de los últimos ocho años”. Para el Indec los precios anotaron una suba del 10,5 por ciento en los primeros cinco meses del año y las consultoras proyectan que terminará el año en el orden del 25 por ciento.

“Denuncian todos los días. Ellos se dedican a embarrar la cancha, tratan de poner a todos en el mismo lugar que ellos”, afirmó ayer el funcionario al desestimar la decisión del fiscal federal Juan Pablo Zoni de imputarlo, en la causa que investiga la colocación del bono a cien años, por el presunto delito de administración fraudulenta. El funcionario calificó de “reyes de la mentira” a los legisladores que impulsaron la denuncia cuestionando la elevada tasa de interés y el plazo acordado.

Caputo se mostró despreocupado por la investigación y pronosticó buenos resultados para Cambiemos y sus aliados en las elecciones legislativas. Esos resultados de traducirán, según elucubró, en mayores inversiones. “Hoy la sensación en el mercado es que (Cristina Fernández de Kirchner) no tiene mayores posibilidades, por eso hay cierto optimismo”, sostuvo el ministro responsable del endeudamiento. Sin embargo, ni el optimismo ni las permanentes señales enviadas permitieron que la firma MSCI mejore su evaluación del mercado local de “fronterizo” a “emergente”. Aunque desde la cartera que conduce Caputo descontaban ese reconocimiento, el funcionario sostuvo que “nunca especulamos con eso, ni nosotros ni los inversores”. Recordó que la entidad “valoró los cambios” pero que “duda si las políticas van a perdurar en el futuro”.

Gases y balas de goma para una protesta en la 9 de Julio

La Policía de la Ciudad montó un megaoperativo para reprimir una protesta de organizaciones que forman parte del Frente por Trabajo y Dignidad Milagro Sala. Reclamaban frente al Ministerio de Desarrollo Social que se vuelva a emplear a 40 mil cooperativistas bonaerenses.

Una veintena de organizaciones sociales se movilizaron hasta el Ministerio de Desarrollo Social para reclamar la puesta en marcha de un plan de infraestructura que vuelva a emplear a los 40 mil cooperativistas bonaerenses que quedaron desempleados en el último año y medio. Fueron brutalmente reprimidos por la Policía de la Ciudad, que los dispersó con gases y balas de goma.

Cientos de efectivos de infantería, agentes de civil, motos, camionetas y camiones hidrantes formaron parte del desproporcionado megaoperativo montado para reprimir la protesta de los cooperativistas que se desarrollaba desde el mediodía. Tras dispersar el corte y liberar los carriles de la avenida 9 de Julio y del Metrobús, la policía continuó persiguiendo a los manifestantes por las calles aledañas.

“Estuvimos más de 4 horas movilizados por nuestros reclamos. Tuvimos una primera reunión con las autoridades del Ministerio de Trabajo y de Desarrollo Social de la Nación. Nos dijeron que no a cada uno de nuestros reclamos. Decidimos en asamblea con los compañeros y compañeras acampar. En ese momento nos volvieron a llamar. Ingresamos, cuando nos estábamos sentando la policía avanzó y empezó a reprimir. Había más de 40 móviles, carros hidrantes, tiraban sobre los compañeros balas de goma. Salieron a cazar compañeros”, relató Eduardo Montes, de la cooperativa Gráfica Patricios. Además del plan de infraestructura para emplear a los cooperativistas, reclamaron que no se den de baja las pensiones por discapacidad, la declaración de la emergencia alimentaria y la emergencia tarifaria en fábricas recuperadas, comedores y clubes de barrio.

Carolina Arribi, de la Tupac Amaru, agregó que "los dirigentes habían hablado con los compañeros para que liberaran el Metrobus y se apagaran las gomas". "Mientras estábamos en ese proceso, con un grupo de compañeros que había ingresado nuevamente al ministerio, la policía avanzó y comenzó a reprimir”, completó.

Hay al menos 10 detenidos y de la mayoría se desconoce su paradero. Las organizaciones que integran el Frente por Trabajo y Dignidad Milagro Sala convocaron a concentrarse frente a la Comisaría 30, en Barracas, donde se encuentran dos de los manifestantes arrestados.


El mal que dura cien años

El título en dólares a cien años que lanzó el gobierno de Mauricio Macri, hecho inédito en la historia del país, que por primera vez contrae deuda externa a lo largo de un siglo hipotecando la vida de varias generaciones, forma parte de una maquinaria aceitada para el ajuste que repercute especialmente hacia el interior de las economías populares pero duele de manera diferencial en el cuerpo de las mujeres. La noticia más alarmante y menos visible es que esa relación entre endeudamiento público, privado y finanzas pone en crisis la reproducción de la vida, que en la mayoría de los hogares depende de las mujeres y sus tácticas de supervivencia cotidiana.

Desdibujadas las metas de empoderamiento, la explotación financiera “permite trazar una conexión entre el aumento de las violencias machistas y la financierización de las economías populares porque revela la relación íntima entre deuda y sujeción, entre deuda e imposibilidad de autonomía económica y porque, de modo literal, convierte a la deuda en un modo de fijación y subordinación a los ámbitos de violencia”, explica la investigadora, docente e integrante del colectivo Ni Una Menos, Verónica Gago, en su trabajo “¿Hay una guerra ‘en’ el cuerpo de las mujeres? Finanzas, territorios y violencias” (UBA-Unsam-Conicet). La formulación es paradójica, dirá Gago en otra de sus ponencias, porque implica de forma simultánea explotación, autonomía y resistencia al neoliberalismo desde las clases populares.

La deuda externa que digitaron HSBC, Citigroup, Santander y Nomura en 2.750 millones de dólares y que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, publicita como un acto providencial de credibilidad y confianza es otra expresión de las tantas formas de violencia que se derraman desde el 10 de diciembre de 2016 y que ponen en riesgo, sobre todo, las vidas de jóvenes, mujeres y de personas del colectivo lgbtti. Lxs expone a niveles de precarización imposibles de mensurar porque tampoco existen registros oficiales que den cuenta de esas caídas en picada, y los ata a un endeudamiento cotidiano adosado a la flexibilización laboral, los cierres de fábricas con tendales de familias en las calles, la reducción del gasto público y los controles de producción cuasi policiales que desestabilizan con especificidad a miles de trabajadoras, en gran medida a cargo de las economías del cuidado de hijxs y de adultos mayores, y sumergidas en una multiplicidad de recursos informales.

“Las finanzas, a través de las deudas, constituyen una forma de explotación directa de la fuerza de trabajo, de la potencia vital y de la capacidad de organización de las mujeres en las casas, en los barrios, en los territorios”, expresaba el documento de NiUnaMenos, #DesendeudadasNosQueremos, en el marco de la marcha del 10 de mayo, en repudio al fallo del 2x1 para los genocidas. “La violencia machista se hace aun más fuerte con la feminización de la pobreza y la falta de autonomía económica que implica el endeudamiento.” Es en el filo de ese sistema financiero que las bancariza compulsivamente donde las mujeres deben apoyarse contra su voluntad para percibir subsidios sociales que el propio macrismo deplora porque ve allí un gasto innecesario y lo deja caer con estrépito o clausura con decretos vergonzosos e impide el ingreso de nuevas beneficiarias, como está sucediendo en muchas provincias, aun cuando son actoras esenciales en los procesos de producción. “En el marco de la bancarización compulsiva de los subsidios sociales en los últimos años -lo cual incorporó a miles de nuevas usuarias al sistema financiero bajo el slogan de la `democratización bancaria`-, las mujeres tienen un papel fundamental como jefas de hogar y proveedoras de recursos en las tramas de cooperación social.”

En el primer trimestre de este año el desempleo creció al 9,2 por ciento y alcanza a 1.700.000 desocupadxs. Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec expandida al total del país, hubo 220.000 ocupadxs menos entre el cuarto trimestre de 2016 y el primero de 2017. Pero estas muestras que orientan sobre las (des)economías labradas en el día a día de las mujeres, expresa el colectivo NUM, es una abstracción para las políticas financieras neoliberales, que cuentan los porotos con cristales macro. “¿Cómo vamos a poder decir basta a la violencia machista cuando cualquier desequilibrio de la frágil estructura económica en la que vivimos nos deja a la intemperie absoluta? Si vamos a un refugio para sobrevivir a la violencia, ¿cómo pagamos las cuentas al día siguiente?”

Las últimas cifras del Indec revelan que el desempleo entre lxs jóvenes duplica la tasa promedio y es mayor en mujeres que en varones. Son los sectores que tienen menos acceso a oportunidades de empleo estable y más necesidades económicas en un contexto de recesión. Esta semana, el Ministerio de Trabajo rechazó el pedido de incorporación de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) al Consejo del Salario Mínimo en la negociación prevista para el 27 de junio, un revés de piedra para los movimientos sociales, en una organización con personería social constituida en gran parte por delegadas de la economía popular.

Campea una arquitectura estructural que amplifica la desigualdad social y económica con mayor exclusión y desempleo de aquí a fin de año, que favorece las violencias en las relaciones interpersonales con su manifestación extrema del femicidio, criminaliza la protesta y promueve detenciones arbitrarias. En ese armado, el desenfreno el ajuste recae sobre las mujeres y sus redes en cada uno de los espacios de asistencia y fortalecimiento, desmantelados con la excusa insostenible de la corruptela y la pesada herencia, cuando lo que se pergeña es el achique voraz del Estado. A la meritocracia no le interesa que en cada movilización de todas las que dicen basta se accionen colectivas sociales, políticas y sindicales contra toda forma de explotación. Representan un costo innecesario por lo elevado para los poderes hegemónicos, que acuerdan en la aplicación de disciplinamientos correctivos con persecuciones, clausura del trabajo autogestivo y de la economía popular, y más despidos en desmedro de conquistas centrales. Es cierto que no habrá Ni Una Menos - Vivas Nos Queremos con deudas feroces que sólo entronizan miseria para degradar e invisibilizar. Pero no sea cosa que tantas brujas logren desterrar la pesadilla con más puños en alto.

Cuerpos

El cuerpo inerte del jubilado que dijo “así no se puede más” y se pegó un tiro y los cuerpos apaleados de cooperativistas que manifestaban contra el recorte de subsidios trepanaron el campo de lo político. Son cuerpos que atraviesan a la política y la informan. Hay cuerpos inertes y cuerpos apaleados que son señales de la política, son inescindibles de ella aunque no se diga por quién van a votar. La elección es una herramienta y no el fin de la política. El fin de la política son los cuerpos, son las personas, son las vidas de las personas que tienen esos cuerpos. El oficialismo aplaudió la paliza a los manifestantes –blanqueó su politización– pero pidió que no se politice la inmolación del anciano de 91 años que dijo “así no se puede más”.

La historia de ese hombre es particular y es única en muchos sentidos, pero es social en muchos otros. Hay colas de viudos ancianos en las puertas de la ANSES sometidos a demostrar su viudez por la amenaza de perder el sustento, a mostrar documentos de hace veinte o treinta años, hay manifestaciones de discapacitados porque les quitaron sus pensiones porque los acusan de no ser suficientemente discapacitados. El pensionado es la nueva estrella de la corrupción. El “festival de pensiones K” fue el nuevo argumento para justificar un déficit que este gobierno generó cuando sacó las retenciones y hundió el consumo y la recaudación y ahora se lo quiere hacer pagar a los cooperativistas, a los jubilados y pensionados. Los cuerpos son inescindibles de la política, porque la política actúa sobre ellos, para bien o para mal. Las imágenes del estado de esos cuerpos son el significante que encarna, acusa y señala. El señor de la ANSES pide que no se politice, que no se busque un significado al estado de esos cuerpos, mientras en la puerta los ancianos puestos bajo sospecha, amenazados con la pérdida de los pocos pesos que reciben, aguantan el frío con sus viejos papeles en la mano.

“El suicidio del jubilado Rodolfo Oscar Estivill en la filial de UDAI Mar del Plata Sur desnuda crudamente la grave situación en la que nos vienen sumergiendo las políticas del gobierno nacional en materia de Previsión y Seguridad Social. Dan de baja jubilaciones por discapacidad, otras a pensionados para exigirles documentación para acreditar un derecho adquirido décadas atrás, eliminan Conectar igualdad, dan de baja Procrear y Argenta, no pagan Progresar y vacían el Fondo de Garantía de Sustentabilidad.” Esa frase es parte del comunicado que emitieron los tres gremios que actúan en la ANSES: ATE, APOPS y SECAPFI. Los sindicatos no reclaman por ellos sino por los jubilados que atienden. Pero también hay un reclamo por ellos, por el ámbito opresivo en el que están inmersos, al punto de convertirse en el escenario de la inmolación de un hombre desesperado.

Es una parte del paisaje. Afuera se completa: la cola de hombres y mujeres mayores comienza a crecer. Los trabajadores apenas dan abasto. En la fila, la mayoría protesta, tiene conciencia del maltrato. Pero otros aceptan esa humillación a la que son sometidos y la justifican, aceptan ser puestos bajo sospecha. El ametrallamiento mediático echó raíz y les dio los argumentos del esclavo feliz. Es el paisaje completo, el de la desesperación, el de la rebeldía y el del esclavo.

Los cuerpos apaleados se suman a esa imagen que inquieta. La represión ha sido eficaz, la justificación mediática también: los tipos tenían la cara tapada, eran de Quebracho. En realidad, la represión estaba prevista, se probaron estrategias de represión de movilizaciones y cortes. Las calles repiten el paisaje que se verificó en las veredas de la ANSES. Con formas diferentes anuncian el futuro inmediato, recortes en las jubilaciones y pensiones y la desaparición de las políticas sociales, escenarios tormentosos para jubilados, cooperativistas y desocupados. Son los sectores más vulnerables de la sociedad, los que ya no trabajan y los que tienen trabajos precarios. Una semana. Mensaje fuerte y claro.

“Se robaron todo” es el enroscador de víboras mediático que hace que se justifique todo. El taxista macrista acepta como sacrificio heroico que le pongan Uber y le aumenten el precio del GNC y que le disminuyan los pasajeros. Los kirchneristas “se robaron todo” masculla furioso. Es la melodía de Hamelín. Hay emisores en las calles y en las casas, en el trabajo y en las vacaciones. Pero el emisor que denuncia, al mismo tiempo invisibiliza sus pecados. Tres de los jefes de la policía porteña que designó Cambiemos están presos por asociación ilícita o por encubrimiento. Eran los policías de confianza de las cabezas del PRO. El Fino Palacios tenía una larga relación con Macri y Horacio Rodríguez Larreta se cansó de afirmar que los antecedentes de Guillermo Calviño y José Potocar eran “impecables”. Los tres están presos y el PRO y sus aliados en la ciudad, los de la Coalición de Elisa Carrió y los de la alianza ECO que respalda a Martín Lousteau impidieron la interpelación del ministro de Seguridad y Justicia de la CABA, Martín Ocampo.

“Mauricio Macri, ¿Es el presidente más corrupto del mundo?” fue la semana pasada el titular de la revista Caras y Caretas, de Uruguay, que no tiene ninguna relación con la que se publica acá. El Miami Herald, al que nadie puede acusar de kirchnerista, tituló hace unos días “Deje de mentir señor presidente”, un artículo donde da cuenta de las denuncias de corrupción y tráfico de influencias contra su gobierno. Más sobrio, el británico The Guardian tituló “Acusan de conflicto de intereses al presidente Macri después que se autoperdonó una deuda millonaria”. El diario conservador El País, de España, que fue durísimo contra los gobiernos kirchneristas, no tuvo más remedio que titular: “La deuda del padre de Macri con el Estado Argentino, se complica”. La CBS (Columbia Broadcasting System), una de las cadenas de televisión más importante de los Estados Unidos, hizo un informe sobre la corrupción en el mundo y no mencionó al gobierno de Cristina Kirchner sino que ubicó al del presidente Mauricio Macri como uno de los tres más corruptos del planeta.

Los escándalos de Panamá papers y del autoperdón de la deuda multimillonaria que las empresas familiares tenían con el Estado argentino por el Correo tuvieron una gran repercusión internacional y destrozaron la imagen del mandatario argentino. El taxista empobrecido y macrista dice que no le importa “porque es plata de Macri” y se equivoca: cualquier cifra por la que esté acusada la ex presidenta no constituye ni la centésima parte de lo que involucra la evasión, el lavado de dinero y los miles de millones que Macri le debe a los argentinos. No es plata de Macri, en todo caso sería plata defraudada a los argentinos. En el país, la prensa oficialista tiene una posición dominante en todos los ámbitos de la comunicación y devaluó estos temas, ocultó sus implicancias y le restó importancia, pero a nivel internacional, cuando se habla de estafas públicas en la Argentina, no se refieren a Cristina Kirchner sino a Mauricio Macri.

Y la frutilla del postre es Odebrecht, la empresa brasileña socia en Argentina de las empresas de la familia Macri en emprendimientos varias veces millonarios inmersa en el peor escándalo de Brasil, con reflejos en Argentina. El gobierno está desesperado por evitar cualquier ingerencia independiente en la investigación de las coimas que denunciaron los altos gerentes de Odebrecht, al punto que intenta sacar una ley, con la colaboración de Elisa Carrió, para que toda la información que recaude la investigación no circule por las vías normales de las fiscalías sino que se concentre en el procurador del Tesoro, que es el ex abogado del Grupo Macri, Bernardo Saravia Frías. El Congreso aprobó en general la ley para permitir las denuncias de las empresas, pero la oposición rechazó la pretensión del oficialismo de que la información recaiga en el Procurador del Tesoro. Esta misma semana, Macri consiguió que Odebrecht venda su participación y se aparte del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, una obra a la que el presidente le aseguró financiamiento de 40 mil millones de pesos, por decreto y por fuera de lo que establecía el concurso para concesionarla. Las casi 50 firmas off shore de la familia Macri que se destaparon por los Panamá Papers, la autocondonación de la deuda de 70 mil millones por el Correo y las coimas de Odebrecht son tres escándalos que involucran a Macri en cifras astronómicas que han salido del erario público y no del bolsillo de Mauricio Macri, ex contratista del Estado y actual presidente de ese Estado.

Los cargos de corrupción que pesan sobre el presidente son mucho más graves que el alquiler de parte de un hotel y dos edificios para oficinas que se le achacan a Cristina Kirchner. Las campañas anticorrupción de las candidatas de Cambiemos buscan esconder otros problemas como los que quedaron expuestos con los pensionados, con los jubilados y con los desocupados y cooperativistas. Las campañas electorales anticorrupción que ocultan las denuncias contra el oficialismo sólo se sostienen por la complicidad de la red dominante de medios oficialistas.

Por fuera de ese discurso, están los problemas que ahora tienen los jubilados, los pensionados y la pequeña y mediana empresa, el salario de los trabajadores y el proceso de endeudamiento acelerado que tratan de esconder detrás de estas campañas ruidosas pero huecas. Hay denuncias de corrupción que están en la justicia y que hasta ahora han sido muy difíciles de probar. Pero lo que es indiscutible, porque está a la vista, es que los “grandes chorros” son los que acorralan a los jubilados y pensionados y los que “se roban todo” son los que endeudan a los argentinos por cien años a tasas altísimas.

El futuro que soñamos tiene nombre de mujer


El poder adquisitivo del salario perdió durante el año 2016 entre un 8 y un 12% según el sector, y el ataque a las organizaciones sindicales y sus líderes es público.

El último año y medio, las y los trabajadores transitamos tiempos muy difíciles, otra vez volvimos a sentir que además de crecer los hechos de inseguridad, la principal inseguridad que vivimos es el temor a quedarnos sin empleo. Las promesas incumplidas del macrismo, en las que muchos compatriotas confiaron, claramente provocaron pérdidas y precarización para los asalariados, hundimiento constante de los sectores productivos, especialmente pequeñas empresas y un endeudamiento estrepitoso. Así se abandonó un modelo que combinaba el desarrollo científico, productivo, la inclusión de los sectores más postergados, de trabajadores y trabajadoras y el ejercicio de nuestra soberanía.

Había problemas por resolver, es cierto, pero el camino elegido, sólo genera necesidades y carencias para las mayorías, muy lejos de solucionar ninguna asignatura pendiente.

Vemos en detalle que en el último informe de CIFRA, la brecha salarial entre trabajadores formales e informales asciende hasta 4 puntos con respecto a medidas a fines del 2015, números que impactan más en las mujeres ya que en gran medida somos las que trabajamos en empleos precarios e informales.

Despidos masivos y cierres de empresas, junto a una fuerte presión para poner techo a las paritarias y bloquear discusiones que mejoren las condiciones de trabajo. A esto se suma el debate por productividad y el presentismo en los convenios, como excusa para recortar derechos, en especial para las mujeres, que siguen siendo quienes toman la mayoría de las licencias por cuidados.

El poder adquisitivo del salario perdió durante el año 2016 entre un 8 y un 12% según el sector, y el ataque a las organizaciones sindicales y sus líderes es público, asumiendo formas cada vez más antidemocráticas. En tanto, la inflación fue muy superior para los alimentos y servicios, siendo estos rubros los que se llevan la mayor parte del salario de los sectores de menores ingresos, en los que las mujeres estamos sobrerrepresentadas.

A todo lo anterior deben agregarse los impactos del debilitamiento del Estado en políticas sanitarias, educativas y sociocomunitarias. Por donde sea que se lo mire, las consecuencias negativas para las mujeres de la política implementada por el Gobierno de la alianza Cambiemos están a la vista. Las cifras crecientes de femicidios también dan cuenta del empeoramiento de las condiciones para enfrentar una problemática que, si bien tiene larga data, hoy se vuelve cada vez más cruel y acuciante. Las violencias se manifiestan en mayor medida en contextos de impunidad, corrimiento del Estado y agudización de la crisis social.

Estos son algunos de los datos que debemos barajar a la hora de elegir qué futuro queremos para nuestros compatriotas.

Es hora de elegir en el nombre de nuestro futuro y votar un proyecto de país en lugar de candidatos que prometen políticas focalizadas, subsidios y copas leche para los sectores más excluidos. Esto NO es inclusión, es sólo palear los efectos más nocivos del modelo económico. Mientras los más ricos lo son, cada vez más.

Es fundamental que tengamos en cuenta que las políticas públicas, de carácter universal son constructoras de justicia social y ciudadanía. Las diferentes medidas que se tomaron en los 12 años de kirchnerismo desde la perspectiva de derechos fueron coherentes con la mejora de la calidad de vida, con las inclusión social y el impulso a la participación ciudadana que permitió un notable protagonismo de las mujeres.

Es hora de elegir en el nombre del futuro un proyecto que convoque a distintos sectores de la sociedad. Un proyecto que incluya y genere políticas equitativas para todas y todos. Las y los trabajadores necesitamos volver a creer, necesitamos que nuestros Derechos sean respetados y no vapuleados.

Las y los trabajadores queremos mejorar nuestra calidad de vida y creer en nuestra patria. Necesitamos un proyecto que construya un nuevo Estado con equidad y justicia social. Un proyecto que nos tenga a las mujeres como protagonistas.

Necesitamos un proyecto que construya el futuro que soñamos, ese futuro solo se puede construir con más unidad, con más participación. Las y los trabajadores sabemos que el futuro que soñamos tiene liderazgo y conducción, tiene al frente a una mujer que siempre puso por delante los intereses del pueblo, tiene un nombre, es Cristina.

19 jun. 2017

Cuba destacó que las medidas impulsadas por Donald Trump "están destinadas al fracaso"


La Misión Permanente de Cuba ante la ONU hizo referencia a la marcha atrás por parte del magnate republicano en la apertura entre Estados Unidos y la isla, iniciada en la gestión de Barack Obama.

La Misión Permanente de Cuba ante la ONU afirmó que las nuevas medidas de Donald Trump- que dan marcha atrás con las impulsadas por Barack Obama- contra la isla no tendrán éxito.

"Al pueblo cubano nada ni nadie le hará doblar sus rodillas", insistió la representante permanente alterna, Ana Silvia Rodríguez. Mientras que destacó la defensa del legado de Fidel Castro, José Martí, Camilo Cienfuegos, Ernesto Guevara y Antonio Maceo:"Ellos nos enseñaron que morir por la patria es vivir, y que nuestra soberanía, nuestra dignidad y nuestros principios no se negocian".

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez afirmó ante periodistas en Viena que Trump dio "un grotesco espectáculo".

El pasado viernes, el presidente republicano firmó una directiva dirigida a reforzar el bloqueo económico, comercial y financiero contra el país caribeño.  Además el posicionamiento de Trump fue rechazado por la coalición Alianza Martiana, que agrupa a diversas organizaciones de la emigración cubana en la ciudad de Miami, Florida.

El gobierno lanza un bono a cien años que van a pagar nuestros bisnietos

En un polémico acto de endeudamiento, el Ministerio de Finanzas, a cargo de Luis Caputo, colocará en los mercados internacionales un bono que se pagará a cien años de plazo.

El endeudamiento que generó este gobierno no tiene precedentes recientes y, además de pesar sobre las espaldas de todos los argentinos que hoy habitan la patria, también está endeudando a los millones por venir.

A través de un mensaje en Twitter y sin precisiones, Luis Caputo, junto a sus colaboradores, el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, el jefe de gabinete Pablo Quirno y el subsecretario de Finanzas, Patricio Merlani, anunciaron un bono a pagarse a cien años. Los encargados de colocar el título son los bancos extranjeros Citigroup Inc. y HSBC Holdings Plc, informó Ámbito.com este lunes.

El anuncio de Caputo generó un fuerte rechazo de la oposición. El exministro de Economía, Axel Kicillof, dijo que "así no se puede seguir. El gobierno de (Mauricio) Macri se dispone a colocar deuda por un siglo. Sí, ¡100 años! Deuda que se va a pagar por 10 generaciones", dijo Kicillof en su cuenta de la misma red social.

Según dijo el diputado nacional del FpV, "Macri piensa emitir a una tasa que nos va a hacer pagar hasta 8 veces el capital que nos prestan".

El kirchnerismo apuesta a dejar chico el estadio de Arsenal

Con augurios de gesta épica, los espacios que apuestan a la candidatura de CFK por la flamante Unidad Ciudadana colmarán el estadio de Arsenal este martes. Esperan que una multitud invada Avellaneda. Cómo se preparan.

"Va a ser impresionante", "va a quedar gente afuera", "esperamos una multitud", transmiten augurosos a Diario Registrado los distintos referentes consultados sobre cómo va a ser la convocatoria de este martes al estadio Arsenal, sitio desde el que se lanzará formalmente el frente Unidad Ciudadana.

Con Cristina Fernández de Kirchner como única oradora, alrededor de 30 mil personas podrán presenciar el discurso puertas adentro, pero esperan que muchos más lo hagan en los alrededores.

La cancha Julio Humberto Grondona, ubicada en la calle de nombre homónimo, a pasos de la Avenida Mitre al 2800, es un lugar estratégico por varias razones. Para empezar porque es de fácil acceso desde cualquier lugar del conurbano. Su cercanía con la autopista Buenos Aires La Plata y con el tren Roca, la hacen ideal para las interconexiones necesarias para trasladarse. Además, porque una de las fotos que quieren lograr los organizadores es una gran caravana que surque la avenida Mitre norte a sur, llegando por el puente Pueyrredón, y sur a norte, desde los municipios del sur del conurbano.

Por el lado de La Cámpora, la agrupación que conduce Máximo Kirchner es la que encaró desde más temprano la organización de la marcha hacia el acto. Todas las unidades básicas se preparan para partir temprano hacia el sur del conurbano, en lo que, esperan, será un evento épico para el kirchnerismo.  "Va a quedar gente afuera", le aseguraron a este diario desde uno de los locales del partido.

Por parte de los intendentes, el nivel de expectativa es dispar según distancia geográfica y política. Por ejemplo, en Berazategui, distrito que queda a un peaje por autopista de Avellaneda y donde gobierna el cristinista de la primera hora, Juan Patricio Mussi, los preparativos comenzaron la semana pasada.

Desde el palacio municipal de la 'capital del vidrio' confían en que "muchos" vecinos, que participan de clubes sociales y centros de jubilados, se van a dar cita en Arsenal. Es por ello que el PJ local van a colaborar para organizar la movilidad, así como también en gestionar una movilización en masa en el tren Roca, desde la estación de Berazategui hasta la elevada de Sarandí, lindante al viaducto.

En tanto, el jefe comunal de Avellaneda, Jorge Ferraresi, tendrá un rol central el martes. El anfitrión tendrá a cargo el operativo de seguridad y el ordenamiento del tránsito de la caravana que vendrá por avenida Mitre tanto desde el sur, como desde la capital federal. Las puertas del estadio abren a las 11.30, pero desde muy temprano habrá movimientos en los alrededores de aquellos que no se quieran quedar puertas afuera.

En cambio, los distritos de la primera sección electoral, (zona norte y oeste) si bien también aportarán lo suyo, recién este lunes acelerarán las gestiones para hacerse presentes en el sur.

Los sindicatos que también van a participar del lanzamiento, van a ubicarse todos sobre la tribuna Mitre, pudo averiguar este medio. No movilizarán como columna sino que se darán cita desde las 11 en las inmediaciones del predio.

A diferencia del recordado acto de CFK en cancha de River, donde Hugo Moyano, el entonces mandamás de la CGT fue el responsable de colmar las gradas del Monumental, la cúpula de la central obrera se ha inclinado por Randazzo. Aunque eso no impedirá que seccionales de base sí se hagan presentes.

Sí estará presente todo el sector que corresponde a la Corriente Sindical, que lidera el bancario Sergio Palazzo. Aunque, según le dijeron a este diario desde el sindicato de judiciales, probablemente no irán con banderas de la Corriente, ya que uno de los pedidos es que sólo haya banderas de Argentina, símbolo de la unidad. También estará la CTA de Hugo Yasky, que ya se ha pronunciado abiertamente con la ex Presidenta, y jugará su carta mañana.